Reino Unido, entre la arrogancia y la locura

Por Paul Moran, profesor del Máster en Bolsa y Mercados Financieros.

El 1 de marzo de 1848, Lord Palmerston pronunció un discurso en la Cámara de los Comunes declarando: “No tenemos aliados eternos ni enemigos perpetuos. Nuestros intereses son eternos y perpetuos”.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Churchill estuvo en el apogeo de su poder y pronunció, en Zúrich en 1946, su famoso discurso pidiendo la creación de “unos Estados Unidos de Europa”. Ignoró el consejo de Lord Palmerston y cometió un brillante error estratégico. Declaró: “Estamos con Europa, pero no en ella” y “estamos vinculados, pero no comprometidos”. Estas declaraciones se basaron en las dos prioridades estratégicas de Churchill: el Imperio Británico y los Estados Unidos.

Los británicos entendieron mal la importancia estratégica de Europa y creyeron que no les interesaba participar plenamente en el proyecto europeo. Esta posición cumple con la definición clásica de tragedia: arrogancia (arrogancia de pensar que el Reino Unido no es un país de la Unión Europea), locura (locura pensar que el Reino Unido puede prosperar sin la UE); némesis (destrucción del sistema político británico que persiste con esta idea mal informada).

Churchill, Thatcher, Cameron y May se han suicidado políticamente, al no reconocer a Europa como un interés estratégico permanente para el bienestar de los británicos.

Después de hacer campaña para unirse a Europa en la década de 1970, Thatcher se convirtió en euroescéptica en la década de 1980. En un discurso el 30 de octubre de 1990, ella declaró que “¡No! ¡No! ¡No!” No más poderes a la Comisión Europea. No más poderes para el Parlamento Europeo. No a la unión monetaria europea. Menos de un mes después, el 28 de noviembre, su partido y su gabinete le pidieron que renunciara y ella dejó Downing Street llorando.

El primer ministro Cameron también cometió un error estratégico e hizo una campaña contra la libre circulación de personas, una de las cuatro libertades fundamentales de la Unión Europea. Perdió su batalla con la UE, perdió el referéndum del Brexit y, el 24 de junio de 2016, perdió su trabajo como primer ministro. El 13 de julio de 2016, Theresa May se convirtió en primera ministra y Michael Barnier, el principal negociador de la Unión Europea, dignamente expresó, en primer lugar, la decepción de la UE por el resultado del referéndum y, en segundo lugar, insistió en que la UE respeta la voluntad del pueblo británico.

También explicó a la primera ministra que la UE ofrecería una amplia gama de modelos, incluido el Modelo de Noruega, el Modelo de Suiza, el Modelo de Ucrania, el Modelo Turco y el Modelo de Canadá, para garantizar una salida ordenada. May insistió en su propio modelo de Brexit, debido a sus propias líneas rojas. Los expertos de la Unión señalaron que la bandera británica y el parlamento británico tienen muchas líneas rojas.

A corto plazo, May tiene tres opciones: renegociar con la UE, llegar a un acuerdo con el Partido Laborista para aceptar el modelo de Noruega o llegar a un acuerdo con los ‘Brexiteers’ para aceptar el modelo de Canadá.

Al final, su propio Brexit ni siquiera convenció a su partido, ni al Partido Laborista, al Partido Liberal, al Partido Escocés ni al Partido de Irlanda del Norte. Una derrota histórica.

A corto plazo, May tiene tres opciones: renegociar con la UE para cambiar sus libertades fundamentales, llegar a un acuerdo con el Partido Laborista para aceptar el Modelo de Noruega o llegar a un acuerdo con los Brexiteers para aceptar el Modelo de Canadá. Las tres opciones son muy poco probables. En primer lugar, la UE no cambiará sus tratados para el Brexit. En segundo lugar, tampoco favorecerá a Gran Bretaña, un país infiel a la Unión, sobre un miembro leal, Irlanda. No hay mayoría en la Cámara para el modelo de Noruega o el modelo de Canadá. El sistema parlamentario ha sido destruido por actos como los de Churchill, Thatcher, Cameron y, ahora, May.

Churchill, Thatcher, Cameron y May se han suicidado políticamente, al no reconocer a Europa como un interés estratégico permanente para el bienestar de los británicos. May va a renunciar. Sus días están contados y su vida política depende de obtener una extensión del período de negociación de la Unión Europea a partir de marzo de 2019.

Si el parlamento no puede resolver el Brexit, el pueblo británico enfrentará nuevas elecciones o un nuevo referéndum. Si el Partido Laborista obtiene la mayoría de los votos en las próximas elecciones, tendrá el poder de implementar una versión del modelo Noruega. Si hay un segundo referéndum y el Brexit gana, el parlamento británico implementará una versión del modelo de Canadá.

Es un día muy triste para aquellos que creen en la superioridad del sistema político británico para definir y resolver cuestiones de intereses estratégicos.

 

Tribuna publicada en El Economista

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar