La banca privada redefine su destino

banca de inversión

Hubo un tiempo en el que la banca privada era un paraíso de rentabilidad y exclusividad. Pero hoy, al igual que el conjunto de la industria financiera, afronta retos inesperados que la están obligando a redefinir su modelo de negocio. La regulación, la innovación tecnológica y las preferencias de los clientes configuran una etapa complicada para un negocio cuyos márgenes van menguando. Sin embargo, hay un dato alentador: el número de clientes no deja de crecer. Los ricos son cada vez más ricos y más numerosos.

Por otro lado, la reciente entrada en vigor de MiFID II introducirá cambios significativos en el desarrollo del negocio, aunque no hay unanimidad en que pueda dañar a su rentabilidad. “La transparencia regulatoria y el aumento de todas las exigencias regulatorias suponen sin duda un coste para el sector, que en muchos casos se intentará trasladar a los clientes, pero pensamos que se va a traducir en una caída de márgenes en el sector de la banca privada, señala Jorge Coca, subdirector del programa de Gestión Patrimonial Familiar y fundador y director general en WealthSolutions, EAFI.

“En nuestro caso trabajamos con un escenario de caída de márgenes de por lo menos el 20-30% en el sector, si no algo superiores. La inversión enorme en tecnología va a ser necesaria para mejorar estos márgenes (sobre todo en la parte regulatoria y operativa) pero no será suficiente para hacer el negocio viable”.

 

Artículo completo en Forbes

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar