gtag('consent', 'default', { 'analytics_storage': 'denied', 'region': ['ES'] }); gtag('consent', 'default', { 'ad_storage': 'denied' });

El Ibex 35, 30 años de historia, ¿representa la economía española actual?

Por Javier Niederleytner, profesor del Máster en Bolsa y Mercados Financieros.

Vamos a hacer un poco de historia, corría el año 1990. El Ibex 35 todavía no existía, pero ese año nacía su predecesor, el FIEX 35. Debido al creciente interés por un gran segmento del mercado bursátil, la empresa OM Ibérica decidió crear un índice con las 35 acciones más líquidas contratadas en las cuatro bolsas españolas.

El FIEX empezó con un nivel de 3.000 puntos a cierre de 1989. También existía otro índice, el MEFF 30, que servía para operar con futuros y opciones sobre las 30 empresas más representativas del mercado continuo. La fusión de estos dos dio lugar al Ibex 35, el Índice Bursátil Español con las 35 empresas más liquidas de la bolsa. Se lanzó el 14 de enero de 1992.

Muchas cosas han pasado en estos últimos 30 años desde el nacimiento del Ibex, y destacaría varias circunstancias: Es un índice vivo, donde se van incorporando cada vez más empresas de diferentes sectores. Aunque siga dominado principalmente por los bancos y las eléctricas. Precisamente estos dos sectores han sido los que más movimientos han generado, por la multitud de fusiones y adquisiciones que han tenido lugar en ambos; ya casi nadie se acuerda del Banco Central, o del Hispano, o por otro lado Sevillana, o Unión Fenosa, por citar empresas de ambos sectores.  De las 35 empresas que formaban el índice antes de que se llamara Ibex, 12 empresas siguen en esa lista a día de hoy. Se trata de Acerinox, BBVA, Bankinter, Caixabank, Naturgy, Endesa, Iberdrola, Mapfre, Repsol, Banco Santander, Telefónica y Viscofan.

CÓMO HA CAMBIADO EL ÍNDICE

Aunque en menor escala, también hemos visto gran concentración en el sector constructor, uno de los sectores que en el nacimiento de este índice tenía un peso relevante. Por otro lado, destacaría también la pérdida del dominio de Telefónica como la mayor compañía de dicho índice en favor de Inditex o Iberdrola, debido a la enorme competencia que ha sufrido el gigante de las telecomunicaciones en esta última década.

Ha sido también significativo la transformación del sector inmobiliario, que ha pasado de estar representado por compañías  muy ligadas al sector bancario (Urbis, Metrovacesa…), por Socimis independientes de dicho sector como Colonial, Merlin, etc… El sector audiovisual también se ha visto representado en el Ibex durante estos años con la incorporación de A3media y Mediaset.

También en positivo, destacaría la irrupción en el selectivo de empresas de energías renovables que tanta proyección de futuro ofrecen; igualmente destacaría el gran número de empresas farmacéuticas que tenemos hoy en día, cuando antiguamente era un sector con nula presencia. Fuera de lo que son los valores y sectores específicos, también destacaría la creación de otros índices paralelos como pueden ser el Latibex, o el Medium o el Smallcap… para que los inversores puedan ver la evolución de un abanico mayor de inversiones.

El índice en la actualidad se sitúa cada vez más lejos frente al resto de los europeos por el gran crecimiento del sector tecnológico mundial del que nosotros carecemos. La tecnología ha sido el sector que bursátilmente más ha crecido, y nosotros solo tenemos dos empresas, como son Indra y Cellnex, Precisamente esta última ha sido una de las empresas que más ha subido en este último lustro.

SUS GRANDES ATRACTIVOS

En este entorno la pregunta es ¿cuál es su principal atractivo? En mi opinión, son las empresas tan robustas y bien gestionadas que lo conforman como pueden ser Inditex o Iberdrola (referentes mundiales) o la presencia cada vez mayor de un sector de futuro como es el de las energías renovables, de manera tanto directa como indirecta.

Por último, también destacaría, pero como una circunstancia de incertidumbre para lo bueno y para lo malo, de la influencia que puede tener en nuestro mercado la evolución de un mercado con tanto potencial, pero también repleto de incertidumbres como es el mercado latinoamericano, donde las empresas españolas tienen mucha presencia.

Realmente, ¿llega a representar la economía española? Es cierto que España es un país de Pymes, y que empresas tan representativas como El Corte Inglés o Mercadona no están en la bolsa; pero en general sí que representa a la economía española, precisamente por el factor que he reseñado anteriormente de la cada vez mayo incorporación de empresas de distintos sectores.

Tribuna publicada en Funds People.