Un euro débil y un petróleo más caro dan pie al BCE a acelerar el alza de tipos

BCE Draghi Weidmann

En lo que va de año hay dos astros que parece se han alineado para poner el camino más fácil al Banco Central Europeo (BCE) de cara a la primera subida de tipos de interés desde el año 2011 en la eurozona. El primero es el encarecimiento que está viviendo el precio del petróleo y el segundo las caídas que está experimentando el euro, especialmente pronunciadas durante los últimos meses, y recientemente potenciadas por los acontecimientos políticos que están teniendo lugar en Italia.

La subida de los precios del crudo lleva fraguándose años: el barril Brent europeo ha pasado de los 28 dólares en enero de 2016 hasta los casi 80 dólares actuales, en un periodo en el que la situación de sobreproducción global ha ido reduciéndose, y ya parece no ser tal. Si bien un petróleo más caro no es buena noticia para la salud económica de Europa, una región importadora del recurso básico, Mario Draghi, presidente del BCE, puede sentir cierta presión para subir los tipos de interés por el impacto en la inflación que tiene el recurso básico. No hay que olvidar que “un tercio del IPC es energía”, señala Javier Santacruz, profesor del IEB, y que el objetivo del BCE para poder subir los tipos pasa por tener una tasa de inflación “inferior pero cercana al 2%”.

 

Leer la noticia completa en El Economista

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar