Tenemos un “New Deal” o un nuevo “Plan Marshall”

Por Paul Moran Sheehan, Director del Centre of European Union Studies y profesor del Master in International
Finance

Después de que Stalin se reuniera con Roosevelt y Churchill en Yalta en 1945 para discutir el futuro de Europa, declaró que las mejores relaciones se basan en malentendidos. Desde el “New Deal (1933 – 1939)” y el “Plan Marshall (1947-1952)”, los políticos han utilizado malentendidos de estos dos programas para promover sus propios objetivos políticos.

El “New Deal (1933 – 1939)” fue un programa de lucha contra la “Gran Depresión” mediante la creación de un estado de bienestar (atención médica, seguro de desempleo, etc.) y el uso de políticas de estímulo fiscal keynesiano cuando las empresas privadas y los hogares no estaban dispuestos a gastar debido a los temores sobre sus perspectivas económicas futuras. Como dijo Roosevelt, “creo firmemente que lo único que debemos temer es… el miedo mismo”.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en 1947, Estados Unidos dominó el mundo económica y militarmente. Europa, Rusia y China fueron devastadas económicamente por la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos utilizó su dominio para construir nuevas instituciones de cooperación internacional, incluidas las Naciones Unidas, el FMI, el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio, la OTAN y la Organización para la Cooperación Económica Europea (OEEC) para ayudar a administrar el Plan Marshall (1947-1952).

La OEEC se convirtió en la OCDE en 1961, un grupo de expertos, para estimular el progreso económico y el comercio mundial, mientras que el papel del FMI es fomentar el crecimiento global y la estabilidad económica. Si una economía sufre una crisis financiera y los inversores privados no están dispuestos a financiar políticas gubernamentales a tasas de interés sostenibles, el FMI prestará a esos gobiernos bajo una política de estricta condicionalidad.

Durante la última crisis financiera, la UE creó nuevas instituciones, como la Troika y el MEDE, para hacer frente a la crisis bancaria y crediticia. La Troika se creó en 2010 y estaba compuesta por el FMI, la Comisión Europea y el BCE para otorgar préstamos a aquellos países (Grecia, Irlanda, Portugal y España) que no podían financiar sus políticas gubernamentales a tasas de interés sostenibles.

En 2012, la Eurozona creó una nueva institución, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) con una capacidad de préstamo máxima de 500 mil millones de euros para proporcionar asistencia financiera a los estados miembros de la eurozona en dificultades financieras. La Troika y el MEDE han sido criticados por aplicar demasiada “austeridad” a cambio de préstamos a tasas de interés sostenibles.

Durante las últimas semanas, los países de la Eurozona se han reunido en numerosas ocasiones para debatir cómo financiar el costo del gran daño económico causado por el coronavirus. Todas las economías europeas han sufrido daños económicos, pero aquellos países con una baja relación deuda / PIB, como los Países Bajos (59,4%) y Alemania (62,6%) tienen más espacio fiscal que países como Grecia (178,2%), Italia (137,3) y España (97,9%) para hacer frente a la crisis. El peligro es que la deuda pública aumentará dramáticamente en todos los países y se volverá insostenible en Grecia, Italia y España.

El 19 de marzo, el Banco Central Europeo lanzó el programa de compras de emergencia (PEPP) de 750 mil millones de euros para estabilizar los mercados financieros y de bonos de la eurozona. Los mercados de bonos italianos y españoles se estabilizaron. El 25 de marzo, una coalición de nueve estados liderada por Francia, Italia y España pidió un “instrumento de deuda común”, un bono Corona, para financiar una respuesta a la crisis. Los Países Bajos y Alemania no estuvieron de acuerdo con la propuesta de bonos de Corona y sugirieron un programa del Mecanismo Europeo de Estabilidad con muy pocas condiciones fiscales.

El 23 de abril, se encontró un compromiso político. Tenemos un “New Deal”. Tenemos un nuevo “Plan Marshall.” Los líderes de la UE acordaron encomendar a la Comisión Europea la creación de un “fondo de recuperación”. Después de las reuniones, Úrsula von der Leyen, presidenta de la comisión, dijo que “no estamos hablando de millones, estamos hablando de miles de millones”, pero se negó a dar detalles sobre los números involucrados. Mientras tanto, Guy Verhofstadt, un ex primer ministro belga, aclaró el tema diciendo que “las subvenciones son como el agua en una lucha contra incendios, mientras que los préstamos son el combustible”.

La falta de detalles en el acuerdo de la UE permite que todos los líderes políticos reclamen la victoria. Las naciones altamente endeudadas creen que obtendrán millones de subvenciones y las naciones fiscalmente austeras creen que los préstamos de la UE evitarán una “nueva crisis de deuda soberana”. Al final, Stalin tenía razón, las mejores relaciones se basan en malentendidos.

 

 

Artículo publicado en el informe Reflexiones jurídicas y financieras pos-Covid-19.

 

Descargar el informe

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar