Las grandes lecciones de Jack Welch, el hombre que reinventó General Electric

Con tan solo 45 años, Jack Welch se convirtió en el director ejecutivo más joven de la historia de General Electric. Pese a contar con unos orígenes humildes (su padre era conductor de ferrocaril y su madre, ama de casa), Welch pasó en apenas 20 años de ingeniero a presidente de GE, gracias a su dedicación y su apuesta por la gestión del talento y la formación continua.

Welch puso en marcha un proceso de reestructuración para modernizar la compañía y aplicó medidas controvertidas, como premiar con bonos al 20% de la plantilla más productiva y despedir al 10% de los gestores con peores resultados. Durante su liderazgo, las acciones del grupo se dispararon un 4.000% en bolsa, convirtiendo a General Electric en la mayor empresa cotizada del mundo. Estas son algunas citas que resumen su filosofía:

 

“He aprendido que los fracasos pueden ser tan buen maestro como los éxitos”.

 

“Solo existen dos fuentes de ventajas competitivas: la habilidad para aprender sobre nuestros clientes más rápido que la competencia, y la habilidad para sacar partido a ese aprendizaje más rápido que la competencia”.

 

“A los grandes líderes les gusta ver crecer a sus empleados. El día que temas que sean mejores que tú, es el día en el que habrás fracasado como líder”.

 

“Los negocios son un partido y, como en todos los partidos, el equipo que saca a los mejores jugadores al campo y logra que juegen unidos es el que gana. Es así de sencillo”.

 

“Controla tu destino o alguien lo hará por ti”.

 

“Afronta la realidad como es, no como fue o como te gustaría que fuera”.

 

“El secreto del éxito es cambiar tu modo de pensar”.

 

“Con demasiada frecuencia, lo medimos todo y no comprendemos nada. Las tres cosas más importantes que necesitas medir en un negocio son la satisfacción del cliente, la satisfacción del empleado y el flujo de caja. Si aumenta la satisfacción del cliente, tu cuota de mercado seguramente aumentará. La satisfacción del cliente te proporciona productividad, cualidad, precio y creatividad. Y el flujo de caja es el pulso, el signo vital clave de una empresa”.

 

“El trabajo más importante de un líder es mirar al futuro y ver las organizaciones, no como son, sino como podrían ser”.

 

“No son las empresas las que crean empleos seguros, sino la satisfacción del cliente”.

 

“La confianza existe cuando los líderes son transparentes”.

 

“Lo mejor que los empleados pueden aportar a su trabajo es un afán constante por aprender”.

 

“Nada importante ha sido logrado nunca por un pesimista”.

 

“Dar a la gente confianza en sí misma es de lejos la cosa más importante que puedo hacer. Porque entonces comenzarán a actuar”.

 

“Las tres claves del éxito empresarial son la velocidad, la simplicidad y la autoconfianza”.

 

“Cambia antes de que te veas obligado a hacerlo”.

 

“Si no tienes una ventaja competitiva, no compitas”.

 

“Es mejor actuar rápido, que esperar demasiado”.

 

“Puedes mirar una situación y hacerte la víctima. O puedes mirarla y sentirte excitado ante los retos y oportunidades que presenta”.

 

“El mundo pertenece a la gente apasionada”.

 

“Cada empleado, no solo los senior, debería saber lo que su compañía está haciendo”.

 

“La estrategia es simplemente la asignación de recursos. Estrategia significa tomar decisiones claras sobre cómo competir. No puedes ser todo para todo el mundo, no importa el tamaño de tu negocio o lo profundo que sean tus bolsillos”.

 

“La habilidad de una organización para aprender y trasladar ese aprendizaje en una acción rápida es la ventaja competitiva definitiva”.

 

“Nunca fui la persona más inteligente en la habitación. Desde el primer momento en el que contraté a alguien, nunca fui la persona más inteligente en la habitación. Y si vas a ser un líder y eres la persona más inteligente en la habitación, tienes serios problemas”.

 

“La excelencia y la competitividad no están reñidas con la honestidad y la integridad”.

 

“Ninguna visión vale el papel en el que está impresa, a menos que se comunique constantemente y se refuerce con recompensas”.

 

“Antes de convertirte en un líder, el éxito es sinónimo de crecimiento personal. Tras convertirte en un líder, el exito consiste en que otros crezcan”.

Si quieres formarte para ser un directivo, nuestro MBA con especialización en Finanzas puede prepararte para la toma de decisiones, a través de casos de negocios reales. Este programa figura desde hace seis años tres los cinco mejores MBAs de España, según el ranking 250 Masters que elabora el diario El Mundo.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar