¿Fin de movimientos corporativos?

miguel a bernal

Por Miguel Ángel Bernal, profesor y coordinador del departamento de Investigación del IEB.

En breve tiempo hemos asistido a una serie de movimientos corporativos patrios centrados en sectores como: energía, infraestructuras o turismo, por citar algunos. Me estoy refiriendo a los movimientos sobre empresas como Redexis y Gas Natural en el terreno de la energía; Abertis en el de infraestructuras o Hispania en el del turismo por la propiedad de una cartera importante de edificios destinados a establecimientos hoteleros.

Pero previamente a ello quizá menos conocido por haber sido menor el altavoz mediático de la prensa o quizá tan solo por el efecto olvido ha habido también otros movimientos, en este caso procedentes de empresarios chinos adquiriendo negocios que para ellos son estratégicos. Desde bodegas, empresas de alimentación, equipos de futbol o clínicas por citar algunos de los sectores que concentraron los movimientos.

Atrás lógicamente quedan, ya en el recuerdo, la compra de importantes paquetes de suelo y edificaciones por parte de fondos o capital extranjero, como consecuencia de las oportunidades que el desplome del sector inmobiliario abrió en España.

No podemos olvidar, aunque ya aún más distante en el tiempo, la enorme transformación que el sector bancario ha sufrido en España. Si echáramos la vista recordaremos nombres de entidades bancarias, tanto cajas de ahorro como bancos, que han desaparecido, ya sea por fusiones o porque fueron intervenidas y subastadas posteriormente.

Saco a colación esta pequeña historia de los movimientos y adquisiciones entre empresas, porque algunas voces manifiestan que estamos al final de un ciclo y que a partir de ahora los movimientos empresariales en España se frenaran o se ralentizaran. Si lo prefieren el ciclo de movimientos corporativos llega a su fin. Me permitirán que no esté nada de acuerdo con esta visión. Estar de acuerdo con ella sería tanto como pensar que la economía no está viva y no responde a los cambios sociales. ¿Acaso los movimientos sociales se detienen en el tiempo, para posteriormente asistir a una concentración de cambios? No, esos cambios son continuos y por tanto si la economía es un aspecto social, por tanto derivada de las nuevas necesidades o adaptación a las mismas, los movimientos corporativos seguirán dándose a lo largo del tiempo y de forma continua.

Fijémonos por ejemplo en el sector bancario, un sector que ha tenido ya una intensa transformación y que como decía anteriormente, en nada se parece hoy a lo que teníamos hace ligeramente más de un lustro. Coincidirán conmigo que los movimientos parecen que aún no se han terminado. Queda por ver, este es una visión más de diseño político, que va a ocurrir con el segmento de las cajas rurales. Desde luego no parece posible que en un modelo de grandes bancos, estas atomizadas entidades puedan seguir como están. Es además uno de los temas pendientes que el ex ministro Luis de Guindos dejó pendiente de su diseño.

He comenzado por las rurales pero que decir de los bancos medianos, lo conocidos como los siete enanitos. Es raro el mes que no tenemos alguna noticia sobre fusión Bankia con otra entidad, Sabadell o cualquiera otra de la entidades. No olvidemos tampoco que la unidad del Deutsche Bank en España está en venta. Pero todo este movimiento es intrafronterizo, me he referido solo a movimientos u operaciones en España, ¿se nos olvida que el BCE quiere bancos que operen en diferentes países de Europa y no en un país únicamente? Sabido es que estamos a falta de ver movimientos transfronterizos.

Pero si hablamos de un sector que va a seguir transformándose, mucho más de lo que lo ha hecho, qué decir del sector inmobiliario. Si acudimos a BME y miramos las socimis, inmobiliarias de alquiler puro de edificaciones, veremos una lista a todas luces excesivas. Cierto es que habría que diferencias las que son patrimoniales puras, de las que realizan una actividad de alquiler mucho más abierto, me estoy refiriendo a estas últimas. Son las que independientemente de que cotizar sea una necesidad legal, son auténticas socimis. Aquí en esto sector el movimiento de Hispania es el inicio de mayores movimientos hacia una mayor concentración del sector.

Por cierto que he nombrado los movimientos chinos, ¿pensamos que se han acabado? Ni mucho menos, el movimiento va a continuar y desde China se van a seguir comprando empresas en sectores para ellos estratégicos. Ciertamente ahora parece que se han ido, sin embargo no es así. Desde luego aquella carrera alocada por comprar todo lo que salía y no va con el proceder de la internacionalización china. Esta vez no se van a ver compras tras compras, prácticamente de lo que sea, sin embargo China esta embarcada en un proyecto de largo plazo. La Ruta de la Seda es mucho más que un eje para mover mercancías, es el establecimiento como socio de referencia y para intercambiar y colaborar activamente con los países asiático, europeos y africanos. No gustó el ruido que hacían las empresas chinas en su política de internalización, es por eso que el frenético ritmo se ha ralentizado y se ha hecho menos generalista. Ahora bien, de ahí a pensar que los movimientos de las empresas chinas han terminado hay un abismo.

Por cierto y aunque sea para terminar, acaso se nos olvidan las necesarias privatizaciones de empresas públicas. ¿Se nos olvidad la ratio deuda sobre PIB? ¿No recordamos: Loterías, ADIF, Bankia? ¿El propio FROB que tiene que seguir sacando cartera fuera?

 

Tribuna publicada en El Economista

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar