“He tenido la fortuna de estar en una promoción magnífica en la que todos nos ayudábamos”

Entrevista a Emilio Martínez Ríos, ex alumno del máster en Opciones y Futuros Financieros.

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional desde que finalizaste la carrera?

Al finalizar mis estudios en Administración Financiera en México, empecé mi carrera profesional en Scotiabank, uno de los mayores bancos del país, como intermediador de fondos de inversión colectiva y desarrollo de negocio retail. Sin embargo, dejé el puesto para venir a España a estudiar el Master en Opciones & Futuros. Al llegar a Madrid, a través del Departamento de Orientación Profesional del IEB, pude hacer las prácticas profesionales, durante el año que duró el master, en la Tesorería de Santander Consumer, donde se financian las entidades financieras del Grupo mediante el acceso al mercado monetario de la eurozona y al mercado primario de deuda emitiendo ECP, pagarés y EMTN.

Al terminar dichas prácticas, me incorporé al departamento de Financial Services Risk Management de Ernst & Young, donde llevábamos a cabo proyectos de consultoría en valoración de instrumentos financieros derivados, validación de modelos de riesgo y auditorías del marco de cálculo y gestión del resultado de las Tesorerías de las principales entidades financieras de España. Por último, me incorporé a Altarius Capital, donde el principal objetivo es identificar, controlar y gestionar los riesgos inherentes a la operativa financiera de la Entidad.

¿Qué partes de tu trabajo te resultan más motivadoras y cuáles menos?

La verdad es que mi trabajo me gusta bastante. Gestionar los riesgos de distintos portafolios requiere trabajar mano a mano con los Traders y gestores para entender al máximo cada estrategia y conocer los instrumentos que los conforman. De tal forma, podemos ser el “guardaespaldas” de los gestores ante los posibles factores internos y externos que podrían impactar sobre la estrategia. Para esto hay que determinar el comportamiento de los portafolios ante diversos escenarios, analizando un gran número de factores de riesgo, correlaciones y sensibilidades, entre otros. Es indispensable programar tus propias herramientas a medida que nos permiten anticiparnos a la materialización de los riesgos.

La parte “menos divertida” es la alta dependencia de procesos de cálculo que suelen abarcar un gran número de variables y, por ende, el tiempo de cálculo es mayor. Aun así, aunque los mercados cambian en fracciones de segundo, nos apoyamos en métricas y estimaciones que permiten evaluar el riesgo en ciertos horizontes temporales asumiendo una serie de hipótesis, las cuales se tendrán que confirmar al finalizar los procesos.

¿Por qué elegiste hacer el Máster en Opciones y Futuros Financieros en el IEB?

En los últimos semestres de la carrera de Administración Financiera, llevé el curso de instrumentos derivados, que me resultó muy interesante e incluso decidí hacer la tesis de fin de carrera en el análisis de quebrantos por malas prácticas en la exposición a estos instrumentos. Durante el proceso de investigación, me interesé cada vez más por los derivados, por lo que tomé la decisión de especializarme. Tras comparar varios programas similares en distintas instituciones académicas, me decidí por el master del IEB.

“El claustro de profesores cuenta con alta vinculación con el sector bursátil internacional”

¿Cómo te ha ayudado hacer este Máster a la hora de alcanzar tu actual situación profesional?

Desde que llegué a España para hacer el master, el IEB ha sido el pilar fundamental en mi experiencia profesional. En el Departamento de Orientación Profesional, me ayudaron a dar formato y estructurar el contenido de mi CV de cara a optimizar la competitividad en el sector laboral. Al poco tiempo, se firmó el convenio tripartito entre el Banco Santander, el IEB y yo para llevar a cabo las prácticas profesionales.

Al terminarlas, un buen compañero del master, que trabajaba en Ernst & Young, me presentó al socio de Financial Services Risk Management y pude tener una entrevista. Trabajé en la Firma durante cuatro años. Por último, el puesto que desempeño actualmente en Altarius Capital, lo obtuve ya que el Fund Manager, que también es exalumno del IEB, contactó con el departamento de Orientación Profesional. Por tanto, ya que el Fondo conocía de primera mano el nivel y el rigor de los programas que imparte el IEB, no dudó en contactarles para iniciar el proceso de selección.

¿Qué te ha supuesto el Máster a nivel de metodología de trabajo, contactos, relaciones profesionales y experiencia con los profesores?

Los derivados son instrumentos complejos que necesitan ser estudiados en centros especializados con profesores que los conozcan de primera mano. Además, si quieres que tu profesión gire en el entorno bursátil, es indispensable que tengas contacto con distintas personas y organizaciones que desempeñan roles significativos en los mercados financieros. Por tanto, para mí, llevar a cabo estos pasos significó un parteaguas a nivel personal y profesional.

¿Qué recuerdos guardas de tu estancia en el IEB? ¿Has mantenido lazos con sus compañeros de máster?

Cabe destacar que he tenido la fortuna de estar en una promoción magnífica donde todos nos ayudábamos, cada uno con su especialidad. Adicionalmente, los profesores realmente se toman el tiempo para enseñarnos y ayudarnos entender mejor cada tema, ya sea en el aula o con un café. La estancia en la London School of Economics fue una experiencia muy interesante, además del contenido de las conferencias y el memorable trading game, pudimos convivir con compañeros de otros programas. Pero sin duda alguna, he mantenido la comunicación con mis compañeros, tanto es así que unos de nuestros mejores amigos, tanto de mi esposa como míos, los conocimos en el IEB, incluso estuvieron en primera fila de nuestra boda en México.

¿Qué destacarías del IEB?

Los puntos que fortalecen al IEB son, primero la alta experiencia de los profesores en los mercados financieros. Todos los profesores son Traders o gestores de riesgos en las mayores instituciones financieras del país. Las clases se centran en situaciones cotidianas reales y actuales del sector bursátil.

Segundo, el rigor con el que se imparte el programa hace que los alumnos mantengan un nivel alto de desempeño ya que las clases se tienen que preparar con anticipación y el material visto se tiene que repasar durante la semana ya que el resto de las clases se encuentran vinculadas unas con otras. Así el alumno siempre tiene que esforzarse y dar lo mejor de sí para estar al nivel requerido por cada tema de estudio.

Por último, la alta vinculación que tiene el IEB con el sector financiero, convierte al centro en una pieza fundamental que conecta a las Entidades con las nuevas generaciones de gestores y operadores del mercado.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar