Durante los últimos años, España se ha consolidado como uno de los principales mercados a nivel internacional en cuanto a número de operaciones de fusiones y adquisiciones, en general, y de capital riesgo en particular, generando toda una industria sumamente profesional en torno a este tipo de operaciones.