Las tesorerías tanto de las entidades financieras como de las empresas en general se han sofisticado de forma gradual a lo largo de esta última década.